Inmobiliarios ven alza en costos de proyectos por conflictos de obras

enero 25th, 2019

by dConstruccion

El impacto de los cuestionamientos de la Contraloría y otras entidades estatales a cientos de iniciativas preocupa a la industria de la construcción.

La denominada incertidumbre jurídica o cuestionamientos que enfrentan cientos de proyectos inmobiliarios por intervenciones de la Contraloría General de la República y de otras entidades estatales, se verá traducida en mayores costos en el desarrollo de iniciativas de construcción. Esto incidirá en mayores precios.

Así lo indicó ayer el director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), Vicente Domínguez, tema en el que coincidió el excontralor general de la República, Ramiro Mendoza.

Estos, junto al exministro de Obras Públicas Alberto Undurraga, coincidieron en un seminario sobre conflictos y tendencias de la industria inmobiliaria organizado por Imaginación Consultores.

Domínguez afirmó que el incremento de la incertidumbre jurídica “se va a transferir a precio sí o sí. Esto no lo está analizando la autoridad política”. Agregó que “paralizar” la ciudad es “absurdo”, ya que se debe densificar, especialmente para aprovechar las expansiones de Metro.

Durante su exposición, Ramiro Mendoza también indicó que en los cálculos de costos de los proyectos se tendrá que considerar el tema de los conflictos, denominándolos “gastos mayores”. Domínguez señaló que calcular en cuánto se encarecerán las inversiones, dependerá del “grado de incertidumbre que se vaya produciendo”.

Mendoza comentó que entre las recetas para enfrentar la conflictividad están los “parches”, como ajustes a leyes sectoriales. También las “vacunas”, destacando como ejemplo la creación de un tribunal experto en materias urbanas, como ocurre en el área ambiental.

Alberto Undurraga mencionó que algunos de los desafíos del sector inmobiliario son promover acuerdos de ciudad, desarrollar políticas y capacidad de relacionamiento con la comunidad, ampliar el análisis normativo e instalar nuevos protocolos operacionales.

Fuente: El Mercurio