MEGAPROYECTO EN PLAZA EGAÑA RECIBE PERMISO DE EDIFICACIÓN Y SE ALISTA PARA INICIAR VENTAS

Posted on 

Inmobiliaria Fundamenta respondió ayer a las más de mil consultas que había recibido como parte del trámite ambiental de la iniciativa por más de US$ 100 millones.

Luego de más de seis meses desde que iniciara el proceso de consulta ciudadana, ayer finalmente se cerró un ciclo para Inmobiliaria Fundamenta.

Esto, porque respondió a las más de mil inquietudes que presentaron los vecinos de Ñuñoa y otros servicios por el megaproyecto Egaña Comunidad Sustentable, que la firma levantará en la puerta de entrada a la comuna, en Vespucio con Irarrázaval.

En julio se habían dado a conocer las consultas, las que finalmente el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) condensó en 388, dado que algunas correspondían al mismo tópico. De ellas, la mayoría (28%) tuvo relación con el efecto sobre el tránsito vehicular, peatonal y de transporte público que el proyecto podría generar.

Dada la densidad del proyecto de uso mixto -que contempla 1.752 departamentos, 198 oficinas, 2.141 estacionamientos, más de mil bicicleteros y locales comerciales-, los vecinos tenían dudas sobre el impacto que se podría producir en una pequeña calle lateral: Juan Sabag. De las cuatro entradas vehículares que contempla, tres tendrán ingreso por Américo Vespucio -calle de alto tráfico- y una por Juan Sabag.

Es por ello que además de los 17 estudios adicionales que realizó Fundamenta para dar respuesta a cada una de las consultas, hubo cinco compromisos voluntarios.

Uno de ellos se relaciona con esa pequeña calle, donde proponen convertirla en una sustancialmente peatonal, donde puedan acceder únicamente con vehículos los residentes de la calle.

“Con la finalidad de contribuir al desarrollo de una alternativa que haga factible el anhelo de crear un paseo peatonal en Juan Sabag, el cual ha sido expresado por un grupo de vecinos, asumimos voluntariamente el compromiso de ejecutar las obras que permitan transformar esta calle en vía de uso mixto de baja velocidad con prioridad para los peatones”, explica el gerente de Arquitectura de Fundamenta, Alfredo Palominos.

Así, también se cede el “uso y goce a perpetuidad” de 480 metros cuadrados (m2) de área verde en calle Sabag.

Allí, la inmobiliaria se compromete a desarrollar obras para mejorar el espacio público y hacerse cargo de su mantención.

Las restantes medidas incluyen la habilitación de un nuevo espacio cultural de uso público en la plaza del proyecto, la cesión de un local comercial de 20 m2 durante un periodo de 10 años para ser ocupado como oficina de Turismo de Ñuñoa y la habilitación de 14 puntos de recarga para autos eléctricos en el sector sur del primer subterráneo.

Ad portas de iniciar ventas

Dos semanas atrás la inmobiliaria destrabó otro frente para el proyecto: la municipalidad le otorgó el permiso de edificación.

Con esto, dice Palominos, ya pueden empezar con el proceso de venta de viviendas. Eso sí, aún no cuentan con una fecha exacta, pero enfatiza que ya están “ad portas de empezar”.

En tanto, el proceso de evaluación ambiental contempla dos etapas de consultas técnicas por parte de los servicios, además de la consulta ciudadana realizada de manera extraordinaria en este proyecto.

Por lo tanto, aún restaría que los servicios hagan una segunda ronda de observaciones, o se pronuncien conformes, y una vez que la firma responda a estos nuevos requerimientos, el proyecto se sometería a votación en la comisión de evaluación ambiental de la región Metropolitana, dando por finalizada la tramitación ambiental, que es el único permiso que estaría faltando.

Esto, porque el Estudio de Impacto Sobre el Sistema de Transporte (Eistu) fue aprobado en 2016 e incluye medidas de mitigación que ascienden a US$ 6 millones, donde destaca una conexión directa con el corredor de Transantiago que pasa por Irarrázaval y con la estación de Metro Plaza Egaña, que sumará en enero una conexión con la Línea 3.

El camino de la iniciativa

Noviembre de 2016

Inmobiliaria Fundamenta recibe la aprobación por parte de Ñuñoa del primero de tres anteproyectos que llevan aprobados hasta la fecha. Ese mismo año se les aprobó el Estudio de Impacto Sobre el Sistema de Transportes (Eistu), que contempla medidas de mitigación por US$ 6 millones.

En tanto, el segundo anteproyecto fue aprobado en mayo de 2017 y el último en abril de 2018.

Abril de 2018

Pese a que por las características del proyecto no está obligado a pasar por consulta ciudadana, a petición de los vecinos y de la misma firma se inicia un proceso de consulta ciudadana. Este consta de dos etapas de pregunta-respuesta. La primera culminó ayer y, una vez que se realice la segunda, se estará más cerca de que la comisión pueda someter a votación la iniciativa.

Una vez que se inicie la construcción, se prevé que en 2021 se entregue la primera etapa del proyecto, que es una plaza central de uso público. Dos años después se hará la entrega de viviendas.

Fuente: Diario Financiero (31/10/2018)